Salud: NO a la depresión post-vacacional

Erika dice:
¿Y para soportar las colas post-vacacionales?

Se acabaron las vacaciones y, aunque para muchas de nosotras esto es realmente un alivio –no más cocina, ni limpieza, ni celebraciones forzadas de año nuevo–, el periodo post-navideño también puede representar un tiempo de tristeza y reajuste.

Cada una de nosotras tiene su propia mezcla personal de sentimientos post-vacacionales que se pueden enfrentar siguiendo estos consejos sobre lo que puedes emprender –ahora mismo– para ayudarte a superar esa depresión post-vacacional.

Lo primero es lo primero: a la hora de volver a la normalidad después de la temporada navideña, recuerda que no eres un robot.

“Después de las vacaciones, las personas piensan que todo volverá a la normalidad porque deben volver al trabajo”, indicó la Dra. Amanda Itzkoff, una Profesora del Hospital Monte Sinaí en Nueva York.  “No somos máquinas. No tenemos un botón que simplemente podemos pulsar para indicarnos que todo terminó”.

El primer paso es simplemente estar consciente de que esto es una posibilidad real. Si tu tristeza es producida por asuntos familiares persistentes o por estrés sobre el dinero que acabas de gastar, no podrás sentirte como de costumbre sólo porque el calendario indica que es el momento, expresó Itzkoff, y eso está perfectamente bien. Debes darte un pase de unos días y no sentirte molesta o presionada si percibes que no vuelves a ser la misma de inmediato. Probablemente podrás volver a sentirte como siempre mucho antes si tienes paciencia contigo misma.

Itzkoff dijo que puede ser útil tratar de reanudar tu estructura regular tan pronto como sea posible una vez que hayan terminado las vacaciones.

“La gente realmente subestima cuán dependiente es de la estructura”, indicó. Se siente deprimida después de las vacaciones debido en parte a que han dejado de hacer todas las cosas que normalmente tienen programadas, y se sienten como que terminan haciendo menos”.

Si te gusta ir al gimnasio o pasar tiempo con amigos o cocinar para tu familia, no olvides incluirlos en tu plan post-vacaciones. De esta forma, volverás a tu rutina y eso proporcionará un poco de alegría a tu vida. 

A medida que haces un esfuerzo por volver a tu programación normal, también debes hacer una pausa por un momento (o dos) y darte un descanso.

Sara Madera, una organizadora profesional de eventos, está familiarizada con la depresión post-evento y explicó que gran parte de ésta proviene de la “fatiga de decisión”.

¿La mejor manera de superarla? Consiéntete.

“Pasaste meses cuidando tu casa, la decoración, tus invitados; ahora es tu turno. Me parece que comer un poco de chocolate o ir a la peluquería hacen maravillas para restaurar mi espíritu”, indicó.

“También puedo pasar un día sin tomar una sola decisión para volver a mi estado anímico de trabajo”, continuó Madera.

Con toda la propaganda de pérdida de peso de Año Nuevo que tienes en frente, esta sugerencia podría parecer excesiva. Pero vale la pena repetirla: ahora es el momento de eliminar todos esos carbohidratos y dulces de las comidas típicas de estas fiestas.

Era perfecto que te dieras tus gustos durante las vacaciones, explicó Cheryl Forberg, dietista y bloggera de HuffPost, y también ex nutricionista de The Biggest Loser. Pero si lo sigues haciendo, puedes perjudicar tu energía y estado anímico.

“Algunas personas se sienten entusiastas por el alto nivel de azúcar y después, caen en la melancolía”, indicó. Antes de agregar (cualquier cosa a tu dieta), yo diría ‘deténte’. Aléjate de esas cosas. No sólo te sentirás mejor a nivel mental, sino que tendrás más energía para que puedas hacer ejercicios”.

A la hora de agregar ciertos alimentos a tu dieta post-vacacional, Forberg recomienda ingerir suficientes ácidos grasos Omega-3, los cuales están presentes en pescado, nueces y semillas de linaza. ¿Por qué? Los Omega-3s son reforzadores del humor, explicó, ya que conforman gran parte de nuestro tejido cerebral.

No esperes resultados inmediatos. Forberg explicó que el Omega-3 es una vitamina soluble en grasa que nuestro cuerpo almacena a través del tiempo, por lo que puede tomar semanas para que se acumule hasta sentir una diferencia en tu cuerpo. Pero, mientras tanto, el estar consciente de que estás nutriendo tu cuerpo puede ayudar a reforzar tu estado de ánimo y la sensación de bienestar.

A la hora de tu entrenamiento post-vacacional, toma en cuenta algún ejercicio de alta intensidad por breves períodos dice Marybeth Weiss, Gerente entrenadora de T4 en Equinox, Tribeca. Sea kickboxing, yoga, pilates o un entrenamiento intermitente, le ayudará a obtener la soltura que necesita.

Sin embargo, la intensidad no significa exagerar en términos de tu compromiso.

“Vemos mucha gente que llega y se vuelve loca en el primer par de semanas, y luego se desploma porque no puede mantener ese ritmo”, dijo Weiss. Eso simplemente contribuye a que  se sientan pésimo, agregó, así que sé realista y generosa consigo misma. Lo que importa es que levantes tu ánimo y te mantengas activa.

Con información de The Huffington Post

COMPARTIR

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux