La agencia reguladora de los medicamentos en Estados Unidos aprobó por primera vez en 13 años un fármaco para tratar la obesidad, una droga de nombre lorcaserin, comercializada como Belviq y fabricada por el laboratorio Arena Pharmaceuticals.

“La Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA) aprobó el Belviq (clorhidrato del lorcaserin), como un aditivo a una dieta baja en calorías y ejercicio para controlar el sobrepeso crónico”, informó la agencia en un comunicado.

El medicamento funciona controlando el apetito a través de receptores en el cerebro mediante la activación del receptor de la serotonina 2C.

Los ensayos clínicos mostraron que el medicamento ayudó a los pacientes a perder un promedio de 3 a 3,7% de su peso corporal después de un año, en comparación con un placebo, dijo la FDA.

El fármaco fue aprobado para ser usado por adultos obesos con un índice de masa corporal (IMC) de 30 o mayor, y en adultos con sobrepeso con un IMC de 27 o más que tienen al menos una enfermedad relacionada con el sobrepeso, como hipertensión, diabetes tipo 2 o colesterol alto.

“La obesidad amenaza el bienestar general de los pacientes y es un importante problema de salud pública”, dijo Janet Woodcock, directora del Centro de la FDA para la Evaluación e Investigación de Drogas.

“La aprobación de este fármaco, utilizado de manera responsable en combinación con una dieta y un estilo de vida saludable, ofrece una opción de tratamiento para los estadounidenses obesos o que tienen al menos una dolencia relacionada con el sobrepeso”, añadió.

El último medicamento contra la obesidad aprobado en Estados Unidos fue el Xenical (orlistat) de Roche en 1999.

También comercializado como Redustat, Slimella, Beltas, Redicres o Alli, fabricado por diversos laboratorios, este fármaco funciona evitando que el cuerpo absorba grasa, pero sus efectos secundarios gastrointestinales, como deposiciones aceitosas, disminuyeron su popularidad entre los pacientes.

Belviq no debe ser utilizado por mujeres embarazadas y puede causar graves efectos secundarios si se toma en combinación con algunos medicamentos para la depresión y la migraña, que aumentan los niveles de serotonina o activan los receptores de serotonina.

“Belviq también puede causar trastornos en la atención o la memoria”, advirtió la FDA.

Los efectos secundarios comunes en los pacientes sin diabetes incluyen dolores de cabeza, mareos, fatiga, náuseas, sequedad de boca y estreñimiento.

En los pacientes diabéticos, los efectos secundarios pueden incluir bajo azúcar en la sangre, dolor de cabeza, dolor de espalda, tos y fatiga.

Un comité independiente asesor de la FDA recomendó la aprobación del fármaco en mayo, después de tres ensayos clínicos aleatorios de casi 8.000 pacientes, controlados con un placebo, durante uno o dos años.

 

Fuente AFP

COMPARTIR

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux