» Salud

En enero, ¡quítate ese PESO de encima!

Así como en diciembre la frase que más se dice es “Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo”, en enero la frase que más se dice es: “te veo más repuestico(a)”, acompañado del cándido comentario: “¡a ver si ahora cierras el pico!”

Sin duda alguna las comilonas de fin de año son como deudas de tu tarjeta de crédito, te lo comes TODO en diciembre y todavía estarás pagando las consecuencias de tus excesos en abril…

Sin embargo, el primer paso para volver a nuestro peso habitual es probarnos nuestros jeans más apretados. ¡Qué Horroooor! ¿Se encogierooon?

Cuando compruebes qué tanto te cuesta cerrarlos, entenderás como yo que es hora de olvidarte de las grasas, frituras y bebidas azucaradas por un buen tiempo.

Aquí te doy unos consejitos que te harán el camino más fácil:

  • Ponte expectativas fáciles de cumplir. Así como no engordaste de un día para otro, no rebajarás de la noche a la mañana.
  • Para recuperar tu peso NO necesitas pasar hambre. De hecho, comer tres comidas principales balanceadas más dos meriendas sanas, acelerará tu metabolismo.
  • Toma mucha agua, incluso si no tienes sed. El agua depurará tu cuerpo de toxinas y te hará sentir más saciada.
  • NUNCA evites el desayuno. No estás ahorrando calorías, estás acumulando hambre.
  • Modera los productos lácteos y selecciona su versión descremada.
  • Si vas a consumir frutas, procura que no sea en la noche.
  • Aumenta tu consumo de proteínas magras o proteínas de origen vegetal como los guisantes, las lentejas y el quinoa.
  • De nada sirve que comas ensalada si la saturas con salsas y aderezos. Condimenta tu ensalada con aceite de oliva o yogurt con hierbas.
  • Aumenta tu gasto calórico realizando ejercicios al menos tres veces a la semana. Si estás presa en la oficina entonces aprovecha las escaleras en vez del ascensor y haz tus diligencias a pie.
  • Incluye en tu alimentación suplementos de fibra dietética como la linaza. Mejoran la digestión y aportan sensación de saciedad.
  • Duerme corrido al menos ocho horas. Cuando tenemos un sueño completo y reparador segregamos melatonina y hormona de crecimiento que favorecen la pérdida de peso.

NUNCA botes los jeans viejitos que te quedan apretados… Utilízalos como una referencia de tus fluctuaciones de peso para OBLIGARTE a entrar en cintura.

Para el año nuevo, ¡te deseo tu talla de blue jean viejo!

No lo olvides, ¡¡¡SE TE NOTA LO QUE COMES!!!

@marianrieber

COMPARTIR

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux