» Salud

El estrés puede estar afectando tu vida sexual

El ritmo de vida que llevamos, sumado al matrimonio, los hijos, la familia y el trabajo, puede generar mucho estrés; y cuando de estrés se trata, éste puede afectar en muchos aspectos de nuestra vida, incluyendo la parte sexual.

Los efectos del estrés son insidiosos, influyen en nuestra salud física, emocional y hasta en nuestras relaciones, probablemente más de lo que podemos imaginarnos, y para demostrar un poco mejor esta teoría, compartimos con ustedes cinco formas en las que el estrés afecta nuestra vida sexual.

  • El estrés contribuye a una imagen negativa del cuerpo. Imagen negativa del cuerpo = mal sexo: las hormonas que se producen que están cuando estamos estresadas, causan un impacto en el metabolismo; si tenemos flojera, o si ganamos peso involuntariamente, podemos sentirnos mal con nosotras mismas, con nuestro físico. Si no nos gusta nuestro cuerpo, es muy difícil que queramos desnudarnos y que otro nos vea desnudas. Sentirnos mal con nosotras, se convierte en un círculo vicioso de tener menos sexo,  menos sexo lleva a problemas en la relación, tener problemas en la relación causa estrés, y así sucesivamente.
  • El estrés afecta nuestro libido: todas sabemos que las hormonas afectas nuestro cuerpo de diferentes formas, en la niñez, la adolescencia, la menstruación, el embarazo, la menopausia… Cortisol es una de las hormonas que produce el estrés, nuestro cuerpo la necesita pero en pequeñas dosis y períodos cortos de tiempo; ya que si grandes dosis de Cortisol son producidas por períodos largos, suprimen nuestras hormonas sexuales y esto significa menos libido.
  • El estrés hace que nos cuestionemos nuestra relación y nuestra pareja: cuando estamos estresados, no somos la mejor compañía,  tampoco es buena compañía estar con alguien que explota por cualquier cosa que le pase; y no queremos ser la persona que incite esos sentimientos en nadie, mucho menos si lo amamos. Nadie quiere estar en la cama, y las relaciones sufren cuando hay estrés y desniveles emocionales, sobre todo porque en esos casos tendemos a no comunicar cómo nos sentimos.
  • El estrés puede llevar al exceso de la bebida y este exceso lleva al mal sexo: no es sorpresa que muchas personas utilizan el alcohol como vía de escape; pero con esto no nos referimos a una copa de vino, una cerveza, o un traguito cool en un bar; más bien al abuso de la bebida, más de uno o dos tragos al día. El alcohol puede hacer que el sexo no sea bueno, que no haya suficiente lubricación y de ser así puede ser doloroso.
  • El estrés afecta a la fertilidad y el ciclo menstrual: la glándula pituitaria puede verse afectada por el estrés, ésta controla la tiroides, las glándulas suprarrenales y los ovarios; si os ovarios no están funcionando de forma correcta, tu ciclo menstrual se ve afectado, por lo tanto nuestra menstruación puede venir irregularmente o podemos no menstruar en lo absoluto.

Para evitar todo esto, es necesario hacer algunos cambios, hacer ejercicio, relajarnos, tomar un baño, beber una copa de vino tinto en las noches, masturbarnos, delegar algunas de nuestras tareas a otros y tratar de disfrutar más.

COMPARTIR

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux