Salud: 6 Razones por las que no pierdes peso

Erika dice:
Es esto o tienes el peso malo

Llevas semanas a dieta, te tomas 2 litros de agua diarios, has rechazado cada chocolate que te han ofrecido, has visto cómo tus amigas se comen una buena hamburguesa mientras tú solo comer lechuga, y ¿nada?

Si has llevado una alimentación balanceada, hecho ejercicio regularmente y tomado suficiente agua deberías estar bajando de peso, a menos que…

Hay ciertos hábitos que tenemos que nos impiden alcanzar nuestro objetivo de bajar de peso. Son detalles que no creemos que nos afecten, pero pueden ser los causantes de que nuestros esfuerzos no den resultados. Revisa esta lista:

1. Te transportas de la misma manera. Si tomas el ascensor para subir solo 2 pisos, siempre usas las escaleras eléctricas, y te estacionas lo más cerca posible del ascensor, son hábitos de transportación que no ayudan a cambiar tu metabolismo.
Pequeños cambios pueden hacer la diferencia. Las calorías que vas a quemar subiendo escaleras y caminando son las mismas que te comiste en el dulce que te ofrecieron, la galleta mientras cocinabas, el traguito de refresco, etc.

2. Amas tu refresco light. “Si no tiene calorías, no engorda”. Ésta es la línea con que nos venden los refrescos de dieta. Estudios recientes del Diabetes Care encontró que el consumir refrescos light regularmente está asociado con un mayor riesgo de padecer síndrome metabólico y diabetes de tipo 2.
También están haciendo estudios sobre si es un factor en el aumento de peso. Lo que sí está comprobado es que entre más refresco light tomes, más tiempo seguirás atrapada en el ciclo del azúcar, haciéndote seguir deseándola.

3. Comes frente a la TV o la computadora. Esto no es nuevo, pero tenemos que repetirlo. Comer frente a la televisión o la computadora, engorda. Según un estudio del Journal of Clinical Nutrition, si una persona come de esta manera aumenta la cantidad de alimento que ingiere en ese momento, y en el resto del día.
Disfruta tu comida en compañía de tus amigos o familiares. De esta manera tu cerebro registrará que está ingiriendo alimento y te lanzará una señal de que está satisfecho en el momento justo, y tu serás capaz de escucharlo.

4. Tus amigos no te apoyan. Todas tenemos una amiga así “¿Estás a dieta? ¿Para qué si no estás gorda? Mira prueba estas galletas riquísimas que cociné anoche”. El apoyo de las personas que nos rodean es fundamental para lograr nuestro objetivo.
Estar a dieta requiere de mucha fuerza de voluntad. Rodéate de personas que estén dispuestas a apoyarte en este proceso, que te animen y te digan lo bien que te ves con los kilos que has bajado. Evita ver a esa amiga flaquísima que come de todo y no engorda, por lo menos mientras estás a dieta.

5. Te olvidas de la dieta los fines de semana. Si estás haciendo dieta de lunes a viernes en la tarde, y luego vas y te cenas una vaca entera, no vas a bajar de peso.
Una dieta debe ser un plan de alimentación balanceado, donde no quedes con hambre y aprendas a comer todos los alimentos sin excederte. Esto sigue aplicando si es sábado o domingo.
Sabemos que el fin de semana es un momento complicado y lleno de tentaciones alimenticias. Puedes darte permiso de comer un poco más de lo normal, pero no te comas todo el restaurant, y si vas a cenar con tu novio en las hamburguesas, come una ensalada a medio día y trata de que la cena sea temprano.

6. Duermes menos de 5 horas. Dormir es uno de los grandes placeres de la vida, y tiene su razón de ser. Dormir menos de 5 horas altera las hormonas digestivas responsable de controlar el hambre y el sentimiento de saciedad. La relación es obvia.
Los adultos deben dormir 7 horas diarias, pero si estás a dieta trata de que sean 8 para que organismo esté tan descansado que en lo único en lo que se concentre sea perder peso.

Con información de: ActitudFem

COMPARTIR

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux