Si tu armario parece zona de desastre, te traigo algunos consejos para mantenerlo ordenado, limpio y espacioso. Tener a la mano nuestras prendas, sin que estén apretujadas, permite mayor durabilidad y saber qué tenemos disponible. Este fin de semana enfréntate a tu clóset, haz de él un santuario que siempre podrás visitar a gusto.

Recicla una biblioteca y coloca en ella zapatos y carteras: en los entrepaños estarán siempre a mano tus zapatos favoritos o aquellos que más uses. En la última repisa, coloca algunos ganchos en forma de “garfio” y cuelga bolsos y carteras de uso diario.

Si tienes muchos pañuelos o bufandas arrumadas en una gaveta, es hora de organizarlas. Utilicé latas de las famosas papas onduladas (en su presentación pequeña) y las pinté de negro. Con un clavo, las ubiqué en la pared dentro del clóset. También sirve pegamento o adhesivo de contacto porque su tamaño es ideal para colocar las bufandas y pañuelos.

Si posees un armario pequeño, este truco te ayudará a aprovecharlo al máximo. No tires las pestañas que permiten abrir las latas de refrescos. Introduce unos de sus orificios en el gancho y en el otro introduce el segundo gancho, logrando un gancho doble en minutos. Además de ahorrar espacio, puedes armar combinaciones de piezas que lucen bien juntas y tenerlas listas para usar.

Si el problema en tu armario es la humedad, no te preocupes, ya no tiene que oler a “guardado” por la naftalina. Coloca un puñito de clavos de olor en un trozo de tela, ata un nudo y cuélgalo en el clóset. Por su intenso aroma, los clavos eliminan el olor a humedad pero no se impregna en la ropa.

La camisa blanca es una prenda básica que todas debemos tener en el armario, evita que se ponga amarilla guardándola sin planchar y dentro de una bolsa plástica para su protección.

Muchas veces cometemos el error de colgar prendas pesadas de la misma manera que las otras. Por ello, el peso y el tiempo producen “lomos” o bultos en los hombros de los sweater o jerseys y si es de cuello alto o “cuello tortuga” su estiramiento.

Aquí te muestro la manera precisa para colgar prendas pesadas:

Si ya no sabes que hacer con los cinturones, es simple: cuélgalos. Usa ganchos en forma de “U” (que consigues en la ferretería a buenos precios). Ajústalos al tubo del armario y con ganchos plásticos para colgar cortinas de baño, inserta los cinturones. Así se mantienen estirados, organizados y a la vista.

No hay que gastar mucho dinero para tener un clóset de ensueño, con simples técnicas organiza tus prendas y prolonga su vida útil.

Recicla, crea e inventa.
Anímate y que no te cueste
@mayradeabreu

COMPARTIR

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux