» Humor

Anécdotas de sanitarios

Por muchas razones, a través de los tiempos las mujeres -aunque sea de a ratitos- hemos deseado ser hombres. Antes era porque las prelaciones y sacrificios eran bárbaros, pasabas de la autoridad del pater familias a la del marido, porque no existía derecho al voto, al trabajo o si quiera a opinar. Pero a pesar de todas las batallas ganadas, hay una cosa que nunca dejaremos de envidiar de los hombres: poder hacer pipí en cualquier lado.

Es así, no hay de otra, estamos fregadas con esa situación; vamos por la vida coleccionando experiencias religiosas cuando nuestra vejiga llama y estamos fuera de casa. Veamos algunas:

Las #TipoClásicas
- Correr por todos los pisos del edificio consiguiendo un baño con papel.
- Sentir que te se te para el corazón cuando te das cuenta de que el pasador de la puerta no encaja.
- Querer cachetear a la despalomada de en frente que no te dijo que ella no estaba en la cola.

Las #TipoViajeras
- Conseguir el spot correcto del monte donde nadie del carro te vea.
- Aguantarte de la puerta porque el autobús/avión se mueve demasiado.
- Entrar en pálida cuando te das cuenta de que no hay pocetas sino letrinas.

Las #TipoRumberas
- Hacer equilibrio con los tacones en estado de embriaguez.
- Ponerte de puntitas en el baño portátil de algún concierto… ¿Por qué tienen que ser tan altos esos desgraciados?
- Preferir entrar al baño de hombres porque ese nunca tiene cola (Yaiks!)

Amamos ser femeninas y complicadas, pero la que no haya deseado poder hacer pipí en cualquier lado, que tire la primera piedra.

@amandaisabel87

COMPARTIR

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux