» Actualidad

Por qué un Kindle Paperwhite

Desde que pisé los 30 mis resoluciones de año nuevo son casi siempre las mismas. Una de ellas, leer más y jugar menos song pop, la empecé a practicar desde el primero de enero gracias a mi auto regalo de Navidad: Un Kindle Paperwhite.

Desarrollado por Amazon y su subsidiaria Lab126, presidida por Gregg Zehr, el Kindle fue lanzado en 2007 y ya va por la quinta generación.  En 2011 Jeff Bezos (CEO de Amazon) y Gregg Zehr fueron reconocidos con el Premio de Innovación otorgado por The Economist gracias al trabajo realizado con el Kindle.

He sido fan de las tablets desde que salió el Ipad. Tengo uno de primera generación, mejor conocido como el Ipad viejo,  que todavía uso diariamente, cuando mis hijas me lo prestan.  Sin embargo, la lectura en este artefacto no es muy amistosa; es pesado, la pantalla brilla y es prácticamente imposible leer con luz natural por el reflejo.

Entonces pasó lo inevitable. Me encontré con un comercial de un Kindle y caí; me dieron en la madre cuando vi a la flaca leyendo en la piscina. Por cierto, eso de ser flaca es otra de mis resoluciones recurrentes.

Tras caer en la trampa publicitaria comenzó un arduo proceso de investigación basada en un análisis comparativo, metodología mejor conocida como Googleo intensivo. Después de varias indirectas fallidas para ver si a alguien se le ocurría regalármelo de Navidad, tomé la decisión de auto obsequiarme el Kindle Paperwhite. Esta vez no se trató de una compra compulsiva, mi decisión se basó en cuatro premisas.

 

Las cuatro razones para querer un Kindle Paperwhite

Quiero leer, sólo leer: Tenía claro de que lo que quería era un aparato que sirviera para leer. Cuando tienes una tablet tipo Ipad, Samsung Galaxy o el mismo Kindle Fire y sufres de severa adicción a Internet, la tentación de distraerte con un tweet que dice “El bebé de Shakira se parece a De La Rua” es muy grande.

Como leí en uno de los blogs que revisé, una de las mayores ventajas del Kindle es la “inhabilidad de entrar a internet de manera amigable”. Esto te permite enfocarte en la lectura sin distracciones. Además, evitas el riesgo de convertirlo en un tranquilizante infantil ya que a los niños les parece que el Kindle Paperwhite es un aparato aburridísimo que sólo muestra letricas en blanco y negro.

Quiero leer en la playa: Volviendo al comercial de la mujer leyendo en el sol, el Kindle Paperwhite es una opción ideal para lograrlo. Las primeras generaciones de Kindle no contaban con iluminación, lo que lo hacía ideal para leer a plena luz del día y en la oscuridad necesitabas agregar tu propia luz como hacemos cuando leemos un libro impreso. Después, Amazon introdujo una tecnología de iluminación que, para mí, constituye la clave del éxito del Kindle como e-reader.  Se trata de una pantalla iluminada que no produce reflejo y el usuario puede ajustar en función del nivel de luz del entorno.

No quiero sufrir de ipaditis: Una de las cosas que me molestaba de leer en mi Ipad era el peso.  Uno está acostumbrado a leer sosteniendo el libro con una mano y con mi Ipad viejo eso es imposible. El Kindle Paper White pesa 213 g. y el último Ipad Mini pesa 308 g. Incluso hay otros modelos de Kindle que son menos pesados que el Paper White. Por cierto, lo de Ipaditis, no es invento mío.

El cupo Cadivi es limitado: El Kindle Paperwhite es considerablemente más económico que otros tablets, considerando que no es un Tablet, sino más bien un e-reader. La versión con WIFI (que es más que suficiente) cuesta $119 y la versión WIFI + 3G cuesta $179.

 

Lo bueno

Después de recibir mi regalo – cabe destacar que estaba agotado en Amazon y tuve que esperar – debo decir que estoy encantada. Además de lo que sabía que iba a obtener, me enteré de cosas como la duración de la batería (más de 3 semanas), integración con Instapaper y otros detallitos que hacen que el Kindle cumpla su función de obligarme a leer. Por ejemplo, en el fondo de la pantalla aparece información del porcentaje del libro que te resta por leer (basado en tu ritmo de lectura) y de los minutos restantes para finalizar un capítulo. Además, los comentarios y secciones resaltadas por ti cuando lees, las puedes acceder de manera fácil no solo tu Kindle sino también en la Web.

 

Lo no tan bueno

El Kindle no es perfecto. No han pasado 15 días y ya la pantalla tiene una pequeña rayita. El aparato es muy delicado y, por pichirre, pensé que el estuche “me lo compraba después”: Error.

Además, hay un detalle que me saca un poco la piedra y es que el texto está centrado. Después de que una amiga y diseñadora gráfica me enseño en mis 20 que el texto centrado era lo peor del mundo, me convertí en una defensora del texto justificado a la izquierda. El texto centrado hace que el espacio entre las palabras sea diferente y hace más difícil la lectura.

Lo del texto centrado no es de vida o muerte y la rayita casi ni se ve. Así que si quieren un aparato para leer y sólo para leer, les recomiendo el Kindle Paperwhite gracias al cual me he leído ya dos libros en sólo 6 días. Me quedan los más de 950.000 mil títulos que están disponibles  en el Kindle Store.

@Isa_Raa

COMPARTIR

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux