» Actualidad

¿Feliz Año?

Para mi primera colaboración de 2013 estuve meditando sobre los temas a escribir y era obvio que todos rondaban en tópicos relacionados a los deseos de inicio de año, de nuestras promesas y toda esa cantidad de buenas intenciones que los seres humanos tenemos cuando iniciamos un nuevo ciclo anual. El problema que se me presentó es que todo el mundo habla de eso y ese asunto de escribir de lo que todo el mundo escribe es algo que no se me da muy bien.

Entonces vino la luz, la musa, o lo que sea, pero lo cierto es que algo vino. ¿Y qué fue? Una serie de sucesos que a la vista abstracta no implica mucho pero a la holística sí: Se me dañó la moto, el tosti-arepa, me rebotaron un cheque y cuando fui a revisar mi consultorio un tubo se había roto y se dañó la alfombra. ¿Inicio de año feliz? No podría decirlo, pero sí por lo menos interesante. Ya tenía el tema para esta página: sobrevivir al principio del año o lo que es lo mismo, superar el feliz año.

Resulta que la mayoría tenemos como costumbre iniciar el año con buenas intenciones, pero también lo iniciamos con la cuenta bancaria vacía y la barriga llena. Es proporcional la ecuación de menos dinero más kilos en diciembre. Nuestra cartera decrece en la medida que nuestra cintura se agranda. Por otro lado se terminan las vacaciones, hay que volver a levantarse temprano y de paso recoger la navidad. Qué cosa tan perniciosa esa que uno pone esos adornos tan bonitos y cuando los recoges lo haces como si fueran estorbos. No es casualidad que el diciembre siguiente, cuando vienes a ver, todo está roto o desarreglado y no sabes por qué. La negación de que los metiste en bolsas como trasto viejo.

Termina diciembre y junto con las buenas intenciones de enero, resulta que tus cobradores decidieron también tener buenas intenciones y entre ellas ser más contundentes en la cobranza. Te das cuenta de que aquella algarabía por las rebajas de enero quedaron como recuerdos de un ayer y que todo está más caro. Al final del inicio de año te enteras de que la vida continua y tú con ella.

Ahora bien, ¿visión pesimista ésta? No, pienso más bien realista y por eso maravillosa. Sí, no se asombre, maravillosa ya que la realidad es una percepción y cuando uno es dueño de sus emociones entonces uno puede cambiar la forma como determina sus percepciones. En vez de ver problemas puedes ver oportunidades. En mi caso, son más sabrosas las arepas de budare, un día arreglarán mi moto, y al final la fea alfombra más bien era un foco de ácaros y polvo, mientras que el cheque rebotado me lo pagarán de todas formas.

¿Ven? Uno puede mirar las cosas de tal forma que el inicio de año sea algo maravilloso y a su vez cargados de aventuras y enseñanzas. Todo depende de usted, de su visión y de cuan optimista, pesimista o realista es. Lo importante es que usted sea dueño de lo que siente y no víctima de lo que le sucede. Sea el guía de sus acciones con la palanca emocional y no se convierta en un barco de velas movidos por los aires de las circunstancias. Decida usted cómo vivir, no permita que decidan por usted las circunstancias.

Feliz año 2013.

@Psicovivir

COMPARTIR

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux