Escrito por Adriana Ron Pedrique

Este sábado se escribió historia en el mundo del béisbol, y es que Philip Humber lanzó el juego perfecto número 21 en la historia de la pelota. Para quienes no saben en qué consiste un juego perfecto, se podría resumir como aquel juego donde un equipo no permite a ningún bateador del equipo contrario alcanzar base por ninguna circunstancia; es un logro adjudicado generalmente a los lanzadores. En otras palabras quizás más sencillas, el pitcher hace un trabajo tan bueno que es imposible conectar algún hit en las 9 entradas, y si lo conecta, otro jugador lo convierte en out.

Como verán es bastante complicado, con decirles que sólo ha habido 21 pitchers que tienen esta distinción en las grandes ligas. Humber se une a otros dos lanzadores de los Medias Blancas de Chicago, que comparten esta súper distinción: Mark Buehrle, quien lo hizo ante Tampa Bay el 23 de julio de 2009 y Charles Robertson frente a Detroit el 30 de abril de 1922.

Es inevitable recordar el caso de nuestro Armando Galarraga en 2010, quien lanzó un juego perfecto, pero el árbitro de primera Jim Joyce cantó quieto cuando evidentemente era out. Los diarios venezolanos titularon con ira el robo del juego perfecto del venezolano, quien había realizado una labor increíble. Sin embargo, las cosas son así, el out número 27 no llegó y Galarraga quedó fuera de los libros de record, más no de la memoria de quienes vimos ese partido.

Regresando al juego del sábado, se presentó nuevamente polémica en el último out, y es que para algunos el último lanzamiento fue desviado y por ende le tocaba al bateador, en este caso Brendan Ryan de los Marineros de Seatle, ir a primera. Sin embargo el árbitro del home sentenció ponche, y con ese último out, el juego perfecto.

Es inevitable sentir que los juegos perfectos tienen mucho que ver los árbitros, al final ellos tienen la última palabra de si fue quieto o no, fue bola o no. Lo que sí es seguro, es que con la tecnología de hoy en día cada quien puede formarse su opinión y decidir si fue o no un juego perfecto.

COMPARTIR

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux